Deidades Femeninas

por | May 21, 2022 | Comunidad de Mujeres | 0 Comentarios

Hay diversas formas de conocer la identidad cultural de nuestros pueblos y de devolverle a la tierra lo que ha sido pedido: ofrendando a las diosas, mujeres representadas en barro, piedra y códices, las deidades femeninas del México prehispánico.

Generadoras de vida, titulares de la luna, cuidadoras de la siembra y la cosecha, protectoras de los partos, guardianas de los ciclos y los ritmos: todas representando de forma universal a nuestra Diosa Madre: La Madre Tierra.

Cada una posee elementos y dones únicos que nos permiten reconocerlas, tales como el tocado, la falda, el vestido, las manos sobre el vientre y los dibujos pintados sobre el mismo cuerpo. 

Hoy queremos compartirte sobre algunas de ellas para conectar nuevamente con esa energía creadora y recordarte que podemos encontrar inspiración y coraje en cada una.


 

Cuautlicue “La de la falda de serpientes”

Origen: Cultura mexica
Región: Centro de México

Representada como una anciana, simbolizaba la antigüedad del culto a la tierra. Lleva una falda formada por serpientes entrelazadas y un collar de manos y corazones.

Venerada y recordada a través de ritos y ofrendas tanto en el periodo primaveral como en la estación de lluvias y en la llegada del otoño. Guardiana de las mujeres que daban a luz un nuevo ser y madre del Dios guerrero “Huitzilopochtli”. 

Tan atemorizante como protectora, anclaba sus afiladas garras al suelo y con sus manos daba seguridad y refugio materno. 

Xochiquétzal “Hermosa flor” y “Flor emplumada”

Origen: Cultura mexica, tlaxcalteca y mixteca
Región: Centro de México

Encarnación misma de la femineidad, la representación joven y alegre de la Madre Tierra. Diosa de la danza, la música, la belleza, el amor y las flores. Inspiración de artistas, tejedoras y pintoras. Se ofrendaban para ella plumas, margaritas y flores de cempasúchil, todo lo bello salía y volvía a ella.

Era la maestra de la medicina herbal, las mujeres oraban a Xochiquétzal para encontrar la cura a través de las plantas. Además, nos animaba a explorar todo lo femenino a través de la creatividad.

 

Chalchiuhtlicue “La que tiene su falda de jade” 

Origen: Cultura mexica, tlaxcalteca y mixteca
Región: Centro de México

Se encargaba de presidir el agua, Diosa en constante movimiento, guardiana de la corriente de los ríos, lagos, mares y manantiales. Patrona de los bautismos y protectora de los navegantes. 

Llevaba un collar de piedras preciosas con un colgante de oro: en la cabeza una corona hecha de papel azul con plumas verdes y vestía un huipil que parecía de jade por todas sus tonalidades.

Era la protectora de las futuras madres, del embarazo y de los niños recién nacidos, pues no solo estaba vinculada al fluir de los ríos y lagos, sino también a la fertilidad humana, era la diosa del agua que fluía durante el parto: el líquido amniótico.

 

Cihuacoatl “Mujer serpiente”

Origen: Cultura mexica
Región: Centro de México

Cihuacoatl era una de las deidades más importantes en la religión nahua, tenía un vínculo especial con el origen de la humanidad, pues se le conocía como “la mujer serpiente”.

Se le representaba como una mujer madura con la cara pintada en rojo y negro, en la cabeza tenía una corona con plumas de águila, vestida con una blusa roja y una falda blanca con caracolillos. En la mano derecha sostenía un instrumento para tejer que parecía un gancho y en la mano izquierda un escudo que se semejaba el decorado de su corona.

Era considerada como la diosa que auxiliaba a las mujeres embarazadas en el momento del parto, pero también brindaba su guía y poder a los guerreros durante sus batallas. 

Cuando las lluvias llegaban y todo se ponía verde, se le atribuía todo a esta diosa.


Ixchel “Diosa lunar, del agua y la lluvia”

Origen: Cultura maya
Región: Sureste de México, Guatemala, Belice, Honduras y El Salvador

Diosa de los nacimientos, partera, curandera y conocedora de todos los saberes ocultos sobre la vida y la muerte. Simbolizada por la serpiente que coronaba su cabeza, en sus representaciones también se le veía acompañada de un conejo, como símbolo de los ciclos lunares y la fertilidad. 

Se le representó tejiendo con un telar de cintura, su tejido era el hilo de la vida: el hilo umbilical.

 

Xilonen “Espiga de maíz”

Origen: Cultura mexica
Región: Centro de México

Era representada por una mujer joven con un tocado de plumas de quetzal, su juventud semejaba la semilla de cada alimento sagrado mexica. 

Fue una de las diosas más veneradas, pues se le atribuía la encarnación y la deidad del maíz. Cuando nació sus padres la ofrecieron a la tierra; y en ese momento de sus cabellos salió la planta de algodón y de sus orejas y nariz surgieron las semillas del maíz.


 

Nuestras diosas siguen presentes, aunque no se les ve, solo en extraños y precisos instantes, como cuando la delicadeza, nostalgia, sabiduría o sutileza se nombran.

Reconocerlas es seguir tejiendo y narrando no solamente nuestra raíz, sino entender mejor la vida a través de sus atributos y dones. 

Que cada una nos siga recordando el poder creador que existe en nosotras, porque también somos protectoras de la naturaleza y de la vida.

A pesar de que existen pocos centro ceremoniales dedicados al culto de deidades femeninas, en nuestros viajes visitamos algunos de ellos para recordar nuestro vínculo a lo sagrado, ofrendar a la tierra, agradecer la vida, pedir buenas lluvias y cosechas. ¿Te gustaría saber más?   conoce los viajes Once. 

 


 

Fuentes:

Martínez Ruiz, J. L., y Murillo Licea, D. (eds.). (2016). Agua en la cosmovisión de los pueblos indígenas de México.  Comisión Nacional del Agua.

Valeria Hipocampo. (2019). Sagradas – 50 diosas de todo el mundo. Ciudad de México: Plan B.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat
1
¡Hola! Bienvenida a Once.
¿En qué podemos ayudarte?